09
Ago
10

Torremolinos Gran Hotel

Repasando noticias recientes sobre Torremolinos en la prensa, me he encontrado con la pretensión del alcalde de construir dos torres de 60 metros en El Calvario, una zona tradicional y popular. Hablaba el periodista del “mal de altura” sufrido por Pedro Fernández Montes. Así, una cosa me ha llevado a la otra y me he acordado del otro gran proyecto lanzado por el alcalde de Torremolinos hace ya cuatro años, un lujoso gran hotel de cinco estrellas, un coloso de 22 plantas y 90 metros de altura.

El escritor Ángel Palomino tuvo una enorme visión de futuro cuando publicó, en 1971, su novela Torremolinos Gran Hotel. Ángel Palomino había sido director del hotel Riviera de Benalmádena, y utilizó su experiencia para escribir esta obra que tiene como protagonista precisamente el “Torremolinos Gran Hotel”, un hotel de superlujo, con 600  clientes y más de 300 empleados, en el que se entrecruzan múltiples personajes e historias que dejan de ser imposibles, porque para el autor en un hotel nadie puede darse por vencido.

Pero el escritor se quedó corto en sus previsiones, por un lado, ya que su equivalente real proyectado ahora en Toremolinos tiene capacidad para 1.300 huéspedes; y se pasó en sus sueños, por otro, ya que en este hotel del que voy a hablar parece que todos se han dado por vencidos.

La historia verdadera de nuestro “gran hotel” comenzó en abril de 2006, cuando en una noticia aparecida en el periódico Sur el Ayuntamiento de Torremolinos anunciaba que la empresa Arco Sur iba a invertir 120 millones de euros en la construcción del primer hotel de cinco estrellas y gran lujo de Torremolinos, que se ubicaría en el solar que entoces ocupaba el Hotel Meliá Tres Carabelas. El futuro hotel tenía ya nombre, Cruiser Tres Carabelas, y singulares características para el Torremolinos al que estamos hace años acostumbrados:  una superficie de 5.904 metros cuadrados, 470 habitaciones -de ellas 150 suites-, 600 plazas de aparcamiento y un helipuerto para “clientes excepcionales”.

El alcalde, Pedro Fernández Montes, calificó ese mismo día la iniciativa como “el acontecimiento más importante de la industria turística de Torremolinos en los últimos treinta años”. Y su euforia le llevó a hacer declaraciones de las que luego sin duda se habrá arrepentido en innumerables ocasiones. Así, destacó que se trata de un proyecto planteado en un “suelo consolidado”, que se ajusta a la Ordenanza municipal y, por tanto, es de “competencia exclusiva” del Ayuntamiento. O sea, que de lo sucedido después, no hay otro al que echarle la culpa.

Me gustaba el diseño para este hotel que se prometía emblemático para Torremolinos, con sus dos alas  simbolizando un crucero. Y ello a pesar de la polémica que su altura pudiera suscitar. En su día, fue  muy polémica la urbanización Playamar, de Antonio Lamela, por la gran altura de sus torres e incluso se especuló con la posibilidad de demoler los edificios que ya habían sido construidos. El conjunto, sin embargo,  fue premiado en 1969 por sus méritos turísticos y hoy se considera  fundamental para la comprensión de la arquitectura del turismo.

El proyecto, como tantos otros, se le fue torciendo al alcalde. Lástima, pues pretendía  situar a la localidad en el punto de mira del turismo de negocios y alto standing, recuperando así su posición de referente en el litoral. Preveía, también, crear 220 empleos directos e innumerables indirectos, y Arco Sur prometió, además, un acuerdo total con toda la plantilla del hotel Meliá, cerrado desde el anterior mes de noviembre, para incorporarse al personal de la nueva instalación.

El plazo de ejecución de las obras era de dos años y medio, por lo que la fecha de apertura estaba prevista para la primavera de 2009. No se cumplieron las previsiones. En enero de 2007 comenzó la denmolición del antiguo hotel Meliá Torremolinos. La prensa se hizo eco de la noticia y posponía ya la aperura del nuevo hotel, ahora fijada para finales de 2009.

El 30 de marzo de 2007 la Junta Local de Gobierno del Ayuntamiento aprobó la licencia de obras. Pero el proyecto ya no era el mismo que hacía un año. El Ayuntamiento lo modificaba  y reducía de 24 a 15 plantas la altura máxima en el edificio circular.  El helipuerto continuaba siendo mencionado por la prensa como una de las señas emblemáticas del proyecto. Las obras comenzaron en agosto. Los foros de Internet se hacen eco con indignación de estos cambios y denuncian con fotografías la modificación y también la desaparición del helipuerto, debida, al parecer, a problemas con el aeropuerto que nadie explicó. La fecha de apertura, según estos foros, había pasado a mayo de 2010.

Pero la cosa se siguió complicando y en enero de 2008 la Junta impugnó la licencia de obras otorgada por el Ayuntamiento a la empresa. El proyecto no se ajustaba a lo establecido en el PGOU vigente, por lo que la delegación de Obras Públicas requirió en noviembre al Consistorio para que adaptara la licencia de obras, sin que recibiera notificación de esta modificación. Arco Sur, por su parte,  decía desconcer la propuesta de impugnación y aducía que las obras estaban paradas por las vacaciones navideñas. La inauguración prevista para el 2010 estaba otra vez en el aire.

En mayo de 2009 las obras seguían paradas.  Catorce trabajadores de Arco Sur se manifestaron en las inmediaciones de las obras de construcción  desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde a lo largo y ancho de la N-340. La razón era el retraso del pago de las dos últimas nóminas  por el trabajo de mantenimiento en unas obras paralizadas.

Hoy, los foros de Internet han dejado de hablar del “gran hotel”, convertido ya en una de tantas historias imposibles en las que el alcalde se ha dado por vencido. Recordemos sus palabras, allá por el 2006: el Gran Hotel era “competencia exclusiva” del Ayuntamiento.


2 Responses to “Torremolinos Gran Hotel”


  1. 10/08/2010 a las 14:55

    Cristina, has escrito un magnífico artículo o reportaje sobre esa idea fallida, pero tan sugerente, del Gran Hotel. Una presentación estupenda y perfeccionista. Una amplitud y modernidad de miras que ya quisieran para si algunos políticos profesionales. Necesitamos ideas y talento de personas como tú para hacer de Torremolinos una ciudad mejor.

  2. 2 Lourdes
    10/08/2010 a las 16:25

    Claro Antonio que necesitamos talentos e ideas nuevas para un nuevo Torremolinos .-
    Y sobre todo necesitamos gente con poder de convocatoria…Que poca gente vi en la foto de
    la presentacion del candidato por el PSOE a la alcaldia de Torremolinos !!!
    Vamos que estaban siempre los mismos …de gente nueva nada ..de esos vecinos con los que dicen que tanto estan hablando nada …esto es siempre mas de lo mismo y asi sera cuatro añitos mas .-.-
    Estaba haciendo memoria el dia que Cristina presento el Laboratorio de Ideas ..ese dia lleve 9 personas ..el dia de la reunion tan cuestionada en la playa lleve 12 personas ..yo no veo a ninguno de la foto que aporte gente nueva ..bueno mejor me espero un poquito a lo mejor aparecen esos vecinos con los que se esta hablando y con lo que se estan reuniendo ..
    Ojala que aparezcan pronto …pues buena falta nos van a hacer para enfrentar el reto del 2011.-.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivo

Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 416 seguidores

Visitas

  • 38,463

A %d blogueros les gusta esto: