31
Oct
10

Cine y poesía: remando al viento

Se ha hablado mucho acerca de las relaciones entre cine y literatura (“Cine y literatura: amistades peligrosas” se llamaba un curso al que asistí hace ya tiempo). Se ha hablado y se ha discutido, y casi siempre llegándose a la conclusión de que las adaptaciones cinematográficas son peores que las obras literarias. Casi siempre, porque ahí está El Sur, de Erice. O la a veces denostada El cielo protector de Bertolucci y que a mí me parece maravillosa, como la novela.

Y cómo no mencionar las diferentes versiones de una obra como Drácula de Bram Stoker, que ha dado lugar, a lo largo de los siglos, a películas muy diferentes que han ido adaptando el mito de Drácula a cada tiempo, a cada época, reflejando sus características esenciales. La novela de Stoker fue una fiel representante del Romanticismo: una historia arrebatada y trágica protagonizada por el héroe más marginal que podamos imaginar. Nosferatu, la película de Murnau de 1922, fue bandera del expresionismo alemán. En los 60 y 70, Christopher Lee encarnó a un vampiro terrorífico y erótico. Y en 1992 Coppola nos sorprendió con una historia de amor, un amor sin tiempo ni espacio, poético, eterno, inalcanzable… Coppola aportó un punto de vista muy personal a la novela y la convirtió en una obra de autor (ejemplo paradigmático de lo que debe ser una buena adaptación cinematográfica). No es, desde luego, una traslación fidedigna de la novela al cine, ya que la introducción de la película en la que se explica cómo se convirtió Drácula en un muerto viviente es una invención de Coppola: el conde, al regresar a su castillo tras una batalla, encuentra que su amada Elisabeta se ha suicidado creyendo que él había muerto; por ello reniega de Dios y acepta al Diablo. Una invención acertada por completo, ya que rescata del olvido una idea del Romanticismo que muy bien podría haber estado en la novela: el amor lejano e inaccesible. Novalis, uno de los genios románticos, se comprometió con una joven que murió a los quince años, pero él siguió amándola el resto de su vida; también Novalis escribió la historia del joven Heinrich, que busca una flor azul que un día vio en un sueño y que desde entonces siempre ha añorado. Coppola enlazó dos épocas, el Romanticismo y los 90, a través de un amor incansable, sostenido durante 400 años, y nos dio un nuevo tópico, el espíritu de los noventa: “El amor nunca muere”.

Pero no quería hablar aquí de cine y literatura, sino de cine y poesía, una relación que viene dando maravillosos y variados frutos, y algunos muy extraños, como veremos al final.

Hay películas que sólo existen porque existe un poema y surgieron todas ellas alrededor de él. Pienso, por ejemplo, en Esplendor en la hierba, que termina con esos versos de William Wordsworth que dan sentido a la tristeza que nos embarga: “Aunque ya nada pueda devolver / la hora del esplendor en la hierba, / de la gloria en las flores, / no hay que afligirse, / porque siempre la belleza subsiste / en el recuerdo”.  O incluso una comedia como Cuatro bodas y un funeral sólo tiene sentido como marco del poema “Parad los relojes” de W. H. Auden. Y Remando al viento, de Gonzalo Suárez, que cuenta el proceso de creación de una de las grandes novelas románticas, Frankenstein, pero con un enfoque centrado en el trágico destino que tuvieron todos los personajes involucrados en la creación de un relato de terror. Y todo ello se entiende a partir de la afirmación de Lord Byron de que el mejor poema será “aquél que diese vida a la materia por la sola fuerza de la imaginación”, y a partir del poema de Percy Shelly: “No despiertes a la serpiente, no sea que / ignore cuál es el camino a seguir”. Mary Shelley se obsesionó con este poema de su marido tras escribir su Frankestein. Y a partir de ahí la desgracia la persiguió. Murieron sus dos hijos, murió ahogado su marido, murieron su hermana y su sobrina y amigos como Pollidori o Byron. Mary Shelley siempre creyó que había despertado a la serpiente.

Y cine y poesía son inseparables en películas muy distintas, como El lado oscuro del corazón y la magnífica El desencanto, y su segunda parte, Después de tantos años. Y la reciente Bright star.

Y hablar de cine y poesía se me ocurrió, curiosamente, depués de leer un poema de Lorca, “Niña ahogada en un pozo”.

Las estatuas sufren por los ojos con la oscuridad de los ataúdes,

pero sufren mucho más por el agua que no desemboca.
Que no desemboca.

El pueblo corría por las almenas rompiendo las cañas de los pescadores.
¡Pronto! ¡Los bordes! ¡Deprisa! Y croaban las estrellas tiernas.

…que no desemboca.

Tranquila en mi recuerdo, astro, círculo, meta,
lloras por las orillas de un ojo de caballo.
…que no desemboca.

Pero nadie en lo oscuro podrá darte distancias,
sin afilado límite, porvenir de diamante,
…que no desemboca.

Mientras la gente busca silencios de almohada
tú lates para siempre definida en tu anillo,
…que no desemboca.

Eterna en los finales de unas ondas que aceptan
combate de raíces y soledad prevista,
…que no desemboca.

¡Ya vienen por las rampas! ¡Levántate del agua!
¡Cada punto de luz te dará una cadena!
…que no desemboca.

Pero el pozo te alarga manecitas de musgo.
insospechada ondina de su casta ignorancia,

…que no desemboca.

No, que no desemboca. Agua fija en un punto,

respirando con todos sus violines sin cuerdas
en la escala de las heridas y los edificios deshabitados.

¡Agua que no desemboca!

Y me acordé de una película que vi hace bastante, y que no tiene nada que ver con la poesía, o eso creía yo: The ring. Parece absurdo, pero el director (y a pesar de ser un remake) tuvo que haber leído este poema.  Ahí están el anillo, el círculo, el pozo, los caballos incluso, y la imprecación “¡Levántate del agua!”.


0 Responses to “Cine y poesía: remando al viento”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivo

Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 416 seguidores

Visitas

  • 38,463

A %d blogueros les gusta esto: